Asesino y violador logra le apliquen la eutanasia

16 de septiembre de 2014 02:57 PM

10 0

Asesino y violador logra le apliquen la eutanasia

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Frank Van Den Bleeken es asesino y violador. Cumple una condena de cadena perpetua en Bélgica, sin posibilidad de libertad condicional porque no puede controlar sus violentos impulsos sexuales que, según dice, lo atormentan. Por ello pidió el derecho a que le apliquen la eutanasia y este lunes un juez se lo concedió.

El fallo judicial no tiene precedentes ya que se trata de la primera solicitud de muerte asistida para poner fin a años de “angustia mental”, tal como alegó el asesino.

También es la primera resolución judicial que se aplica a un preso desde que hace 12 años se aprobara la ley de la eutanasia en Bélgica.

La decisión del juez llega luego de tres años de una batalla legal entablada por el reo -de 50 años de edad- quien fue sentenciado a prisión de por vida en la década de los ’80.

Van Den Bleeken será transferido dentro de poco a un hospital donde se llevará a cabo el procedimiento médico, según dijeron sus abogados.

“Sin embargo no puedo decir cúando y dónde ocurrirá”, aseveró Jos Vander Velpen, uno de los representantes legales.

La primera vez que Van Den Bleeken solicitó la eutanasia fue en 2011 alegando “angustia psicológica insoportable”, pero en esa oportunidad la Comisión Federal para la Eutanasia quería ver cualquier opción de tratamiento posible antes de considerar una medida tan drástica.

El número de casos de eutanasia en Bélgica ha aumentado gradualmente cada año desde que la ley fue introducida en 2002. Casi todos pasaron inadvertidos porque se trataban de personas con enfermedades terminales.

Pero más recientemente se dieron a conocer situaciones en las que la ley pareciera traspasar sus límites.

El caso más reciente ocurrió en enero de 2013 cuando los medios belgas reportaron las muertes de Marc y Eddy Verbessen, gemelos idénticos de 45 años y sordomudos que pidieron la eutanasia tras enterarse de que era muy probable que quedaran también ciegos como resultado de un desorden genético.

Otro que recibió menos cobertura mediática fue el de Nathan Verhelst, quien murió el pasado mes de octubre.

Era homosexual y pidió morir tras varias operaciones fallidas para cambiarse de sexo.

La senadora belga Els van Hoof consideró estos casos muy perturbadores. Fue una de las congresistas que no pudo revertir un voto a principios de este año cuando la Cámara Alta aprobó una ley levantando cualquier restricción de edad para aplicar la eutanasia, aunque logró con otro grupo de senadores limitarla a infantes con enfermedades terminales.

Quienes apoyan la eutanasia la consideran el “último gesto de humanidad”. Pero los críticos como Els van Hoof aseguran que tal como la ley es interpretada podría llevar a excesos y que el caso del asesino y violador sin ninguna enfermedad terminal, pero aparentemente con un permanente dolor psicológico, podría muy bien llevar a muchas más críticas.

Fuente: noticiassin.com

A la página de categoría

Loading...